Acerca de la administración de la seguridad centrada en el dispositivo y centrada en el usuario

15 de abril de 2024

ID 179989

Puede administrar los ajustes de seguridad utilizando dos enfoques o perspectivas diferentes. Uno de estos enfoques pone el eje en las características de los dispositivos; el otro, en los roles de los usuarios. El primer enfoque se denomina administración de la seguridad centrada en el dispositivo, mientras que el segundo recibe el nombre de administración de la seguridad centrada en el usuario. Puede usar cualquiera de estos métodos (o ambos en conjunto) para configurar sus aplicaciones de maneras diferentes en dispositivos diferentes.

La administración de seguridad centrada en el dispositivo le permite aplicar distintas configuraciones de la aplicación de seguridad a los dispositivos administrados según las funciones específicas del dispositivo. Es posible, por ejemplo, definir ajustes de configuración diferentes para dispositivos asignados a grupos de administración diferentes. Los dispositivos también pueden diferenciarse sobre la base de sus especificaciones de hardware o de su uso en Active Directory.

El enfoque centrado en el usuario permite configurar las aplicaciones de seguridad de maneras diferentes para roles de usuario diferentes. Puede crear una serie de roles de usuario, asignarlos a sus usuarios según las funciones que desempeñen en la empresa y luego crear configuraciones diferentes, que se apliquen a uno u otro dispositivo según el rol asignado al propietario del dispositivo. Imagine, por ejemplo, que una aplicación de Kaspersky debe estar configurada de un modo diferente si se encuentra instalada en el dispositivo de un contador o en el dispositivo de un especialista en RR. HH. Al implementar la administración de la seguridad centrada en el usuario, puede hacer que cada departamento (el de Contabilidad y el de Recursos Humanos) tenga su propio “juego de ajustes” para esa aplicación. El juego de ajustes determina qué valores de configuración pueden ser modificados por los usuarios y cuáles se imponen por la fuerza y solamente pueden ser modificados por el administrador.

El enfoque centrado en el usuario también permite configurar una aplicación de un modo específico para un usuario específico. Esto puede ser útil si hay un empleado con un rol único en la empresa o si se quieren supervisar los problemas de seguridad asociados a los dispositivos de una persona en particular. El rol de este empleado en particular podría determinar si la persona tendrá más o menos derechos para modificar los ajustes de la aplicación. Un administrador de sistemas que tenga a su cargo los dispositivos cliente de una oficina local podría necesitar más derechos que otros usuarios.

El enfoque centrado en el dispositivo y el enfoque centrado en el usuario pueden combinarse. Podría, por ejemplo, configurar una directiva de aplicación específica para cada uno de sus grupos de administración y, luego, podría crear perfiles de directivas que se apliquen a uno o más de los roles de usuario definidos en su empresa. Si hace esto, las directivas y los perfiles se aplicarán en el siguiente orden:

  1. Se aplicarán las directivas creadas en el marco del enfoque centrado en el dispositivo.
  2. Los perfiles modificarán las directivas siguiendo el orden de prioridad definido para los perfiles de directivas.
  3. Los perfiles de directivas vinculados a los roles de usuario modificarán las directivas.

Consulte también:

Escenario: Configurar la protección de la red

¿Le ha resultado útil este artículo?
¿Qué podemos mejorar?
¡Gracias por darnos su opinión! Nos está ayudando a mejorar.
¡Gracias por darnos su opinión! Nos está ayudando a mejorar.